497547075dj

Dramático relato de mujer que mató a su hija de cinco años en Italia

Actualidad y economía Por: Navaza Press 15 de junio de 2022
LNIIYZUGLNCYHPTDC5VZUZZE6Q
Madre mata a su hija en Italia

Martina Patti, de 23 años, era una mujer aparentemente normal. Asistía a la Facultad de Ciencias de la Enfermería de Mesina pero su confesión inicial estaba llena de incongruencias. En un primer lugar aseguraba que habían secuestrado a la pequeña mientras volvía a casa con ella de la guardería, pero la realidad era otra, le había propinado siete puñaladas en el cuello y la espalda y después había guardado el cuerpo de la pequeña en cinco bolsas de plástico, una dentro de otra, como si fuese una macabra matrioska. Después, cubrió con tierra para intentar ocultarla.

"Cuando golpeé a Elena tuve una fuerza que nunca había sentido antes. No recuerdo la reacción de la niña al golpearla, quizá se quedó quieta, tengo un recuerdo muy borroso". Así habla la italiana Martina Patti sobre cómo mató a su hija Elena, de cinco años. "Cuando recogí a mi hija de la guardería fuimos a casa", dice. La pequeña quería comer un pudin y después se puso a ver dibujos animados en su móvil, según cuenta. "Mientras tanto yo estaba planchando. Por la noche teníamos que haber ido a casa de un amigo por su cumpleaños, Elena estaba feliz", recuerda. Pero ella ya tenía en mente el plan de matar a la niña. "No recuerdo si me llevé algún objeto de casa. Eran las 14.30 horas y nos dirigimos hacia el campo que indiqué a los carabinieri. Era la primera vez que llevaba a la niña a aquel campo, tengo en mi mente la imagen del cuchillo, pero no recuerdo de dónde lo saqué y tampoco recuerdo haber hecho daño a la niña, sólo recuerdo haber llorado mucho", desvela.

En el momento de la confesión parecía una madre totalmente diferente a la que 24 horas antes se había presentado entre lágrimas ante los carabinieri de su pueblo, Mascalucia, para denunciar que su hija había sido secuestrada por tres hombres armados y encapuchados -lo que después se supo que era una estrategia para intentar tapar el crimen que había cometido.

Con un aire ausente, Patti reconstruyó ante los carabinieri lo que pasó después del crimen y cómo llegó a fingir el secuestro ficticio. "Quizás me di cuenta de que la niña estaba muerta y no sabía qué hacer. Inmediatamente llamé al padre de Elena, pero estaba tan agitada que no entendía lo que decía, así que me fui a casa de mis padres. Estaba muy confundida y lo que había pasado no me parecía real", cuenta.

Te puede interesar